18.11.12

Toda una vida soñando y olvidando sueños.

Quise todos los animales del mundo en mi habitación  una bella y una bestia. Quise atrapar las luces del camión de la basura en un tarro de cristal, para que me iluminaran por la noche, quería ser un león  y una bruja, pero no soñé jamas con ser princesa. Quise tener alas, y que llegara el fin del mundo solo para que el cielo se tiñera de rojo. Quería ser pirata, y sirena, y un delfín, quería una barca, vivir para siempre en aquella cala donde me daba miedo nadar. Quería surcar el océano a lomos de una orca. Quise abrazar para siempre a mis amigos, y quise estar sola cuando el mundo me hacia demasiado daño. 

Yo quería ver el cielo azul cada amanecer, respirar y sonreír, vivir en el bosque. Quería un prado verde a mis pies y barro en las manos, oír a los lobos aullar todas las noches, y dormir sabiendo que al despertar olería a leña y a pan recién hecho. Quería un mundo diferente, solo un tiempo, hasta que mi corazón se olvidara de latir, volviera a nacer, y encontrara de nuevo el camino, perderme para encontrarme. Quería aprender. Pero que curioso, se me había olvidado. 










12.10.12

Funeral para los pájaros que se amaban.

Tuve la suerte de conocer a dos pájaros libres que me hacían soñar y renovar la esperanza. Volaban juntos describiendo siluetas de colores en el cielo, el miedo no existía en sus corazones, eran dos llamas ardientes entrelazándose en un mundo frío de cenizas. Eran la vida después de la nada, un torrente de risa, un amor de los que hacen historia. Era precioso ir a ver a esos pájaros al parque, ver como se movían, libres, auténticamente libres, sus pies ni siquiera rozaban el suelo, y me enseñaron a volar. Me dejé llevar por el caos de sus miradas, eramos animales salvajes, viajamos los tres juntos a mundos que no existían, corrimos frente a la policía con la adrenalina tatuada en la sonrisa, me contaron los secretos del amor y de la rabia, nos sentimos libres como niños en la cárcel del asfalto. Quemamos una ciudad imaginaria en las hogueras de junio, en el fondo sabíamos que no eramos nadie, y lo mejor de todo es que nos daba igual. No eramos nadie pero cantábamos sin vergüenza, ondeando banderas negras, creando historias que no olvidaré. Fuimos mujeres y hombres libres en la playa de los que se escapan de noche para ver las estrellas, esperando a las sirenas y a los tiburones que nunca llegaron. Los tres vimos la injusticia en primera fila, y gritamos hasta quedarnos sin aliento, porque guardar silencio era morir. Y perdimos el sentido del tiempo y del peligro, alas negras sobrevolando el espacio donde antes había un bosque, nuestras lágrimas fueron semillas. 

Pero el futuro se estrello contra sus plumas, impactaron contra el feroz suelo, quebrando sus alas en un estallido de sangre y distancia. Esos dos pájaros olvidaron quererse y decidieron morir. Vi como se escapaba el amor de entre sus dos picos escarlata. Murieron y los enterré bajo un árbol blanco, a los dos juntos, como los vi  por primera vez,y mientras les cantaba la canción que nos hizo crecer de sus tumbas nacieron dos flores. Entendí que esos pájaros volverían a volar algún día, con otros pájaros, en otros cielos, pero ya no será lo mismo si el viento no los acaricia juntos. El tiempo les dejará pintar nuevas historias, pero esta ha quedado grabada en los muros de una ciudad ahora lejana, y nadie que los haya visto la olvidará. 





10.10.12

Hocicos.

Cuando un te quiero se queda pequeño, y la palabra no abarca ya nada, se escapa de las manos aquello que crece sincero y puro en lo mas profundo del pecho. Cuando existen siete mil mares entre lo que quieres y lo que tienes, y el único barco capaz de navegarlos es una cuartilla de papel manchada, manchada de mas de setenta y cuatro besos, los invernales te quieros se quedan pequeños, y llega a los labios la primavera de los te amo. Nacen sin mas de la mano de los silencios, de la mano de las despedidas y de los reencuentros, nacen de la esperanza y de las noches en vela hablando con la luna, simplemente nacen sin querer, sin miedo que les retenga, y son explosiones en el cielo, estrellas fugaces en la ventana, olas rompiendo en las islas y hielo fundiéndose en el Norte. Los te amo son como lobos feroces matando por quererse, corriendo en los bosques del mañana, como hocicos hambrientos devorando las madrugadas. 





Y ahora solo puedo pedirle al tiempo que tu seas mi manada. 

29.9.12

Padre ciervo.


He renacido en el bosque cubierta de musgo, de corteza y de hielo. He abierto los ojos y los últimos rayos de sol del día han rasgado mis pupilas. He sentido el aliento helado del invierno en mis labios, he  recordado el sabor del vino, del pan, de la fruta fresca en las mañanas calurosas, como un sueño lejano y difuso. He sentido un latido profundo y espeso como el barro y la sangre bajo la tierra, y la búsqueda de aire de mis pulmones desesperados. He renacido en el bosque ahogada en verdad, he oído el grito sordo de la vida y el rumor de los ríos, el cantar de los pájaros como risas crueles, los cascabeles de los espíritus sin nombre, y me han perforado los ojos atentos de los que habitan el mundo siempre escondidos, horadando mi carne blanca y herida. He renacido en el suelo cubierta de musgo, de corteza y de hielo, como un animal moribundo, como una presa de las flechas del Caos. Recuerdo las hogueras y los bailes, las telas de lino blanco a mi alrededor, el cielo acercándose a mi y el vértigo aterrador. Los faunos me han arrancado la ropa y la han quemado, me han regalado una piel parda de venado, y me han llevado hasta mi padre. Sus corona es dorada y sus ojos dos lunas, dos lunas naranjas de septiembre. Se ha acercado a mi con sus pezuñas de acero y me ha besado en la frente, ha enredado flores en mi pelo, ha parado el tiempo y me ha acercado a su pecho enseñándome el camino, tatuando en mi corazón una brújula. Me ha llamado hija y me ha acunado hasta quedarme dormida. Ahora los ciervos se han ido, y yo he renacido en el bosque. 





18.9.12

Eramos jóvenes....

....y la revolución nos llamaba. El fuego ardía en nuestras entrañas y quería describir parábolas en el cielo, pero nos atrapó la realidad en las barricadas. El fuego iluminaba nuestros rostros, los rostros de niños rabiosos e indomables, ingenuos y soñadores, de niños valientes sin miedo a nada. Nos rodearon los brazos de la incertidumbre, fuimos presas del horror arrastrados por la policía, encerrados en los calabozos, reprimidos y desolados, llorando nuestra rabia en las almohadas. Nuestros moratones fueron heridas de guerra, y nos recordaban que cada día era una batalla, que la lucha duraría toda la vida, hasta el mismísimo día de nuestra muerte. Las miradas de reprobación nunca nos hicieron desistir, solo alimentaron nuestras ansias de demostrar que teníamos razón, y volvimos a intentarlo, una vez mas, siempre una vez mas, con las manos llenas de amor y de rabia, de bengalas y cócteles molotov, de adoquines rotos. Muchos compañeros se quedaron atrás, besando el suelo entre nuestros gritos desquiciados, y otros tan solo decidieron cambiarse de bando. Y cuando creímos que todo estaba perdido, cuando menos esperanza nos quedaba, descubrimos el sabor de la venganza en nuestros labios, y entonces fuimos peligrosos, tanto como ellos temen, ya no teníamos nada que perder. Porque eramos jóvenes y la revolución nos llamaba, somos jóvenes y la revolución nos llama, teníamos que hacerlo porque era nuestro momento, tenemos que hacerlo porque no nos quedan mas opciones. 






31.7.12

No existimos.

Cuando esté lejos y mi sombra se haya marchado, piensa en lo que te digo todas las noches antes de dormir. Cuando los demonios se hayan ahogado bajo litros de distancia, podrás estar tranquilo. Yo estaré bien, abrazada a un recuerdo que se tambalea entre lo que nos hace esclavos y lo que nos hace libres. Soñaré que estás conmigo, dejando pisadas en la brillante nieve, y que me cuentas historias durante las largas noches del norte, y que me quedo despierta vigilando por si no respiras. Dile a tu olor que se quede entre mis brazos, necesito llorar aferrada a él. Seremos niños salvajes en un invierno carnívoro, jugando a ser alguien en un mundo donde no existimos. No existimos, amor, porque somos tierra y fuego,  raíces y nubes, flores y árboles quemados. No existimos porque vamos de la mano venciendo al frío, tan frágiles como un copo que cae, y se funde con el suelo, tan fuertes como soldados arrinconados en la trinchera, con pólvora en los labios y en los dedos. No existimos porque tenemos magia, y luz de luna, y un sol ardiente en cada pecho, no existimos porque aprendimos a volar ignorando al miedo, y aunque llevemos coronas de espinas, somos ángeles bailando  al son de las melodías de los funerales. Me iré lejos y tu me seguirás, cantando, y volveremos a gritarle a los aviones que desgarran nuestro cielo, como niños salvajes en un invierno carnívoro.


25.7.12

El gigante está llegando,

su sombra empieza a ocultar el cielo. destrozará los valles y desbordará el océano, hará despertar a los volcanes, convocará a la mas oscura de las tormentas. El gigante está llegando y nadie puede controlarlo, es una colosal pesadilla. Cuando veamos sus manos arrancándonos del pecho lo poco que nos queda será demasiado tarde para intentar detenerlo, y la angustia de quien sabe que llega el final nos rodeará la garganta. El gigante está llegando y provoca temblores en la tierra y en los hombres, rasga el aire con sus lejanos cantos, le siguen ancianos afinando sus instrumentos y el sol se niega a alumbrar tal espanto, todas las profecías eran ciertas. Los niños morirán en brazos de sus madres, los árboles dejarán caer sus troncos ennegrecidos y la vida se apagará para siempre. El fuego, la noche, el olor acre de la carne corrompida llenándolo todo, oh si, presiento que el gigante está llegando ¿Puedes ver su reflejo en el agua? ¿Puedes oír el corazón de la tierra retorciéndose?. 


7.7.12

Monólogos trascendentales sobre la negación de vivir el presente.

-Que importa de donde vengas y donde estás, que importa quien eres y que haces aquí, solo importa a donde vas. No se como te llamas, y quizá tu tampoco, porque tu y yo sabemos lo mismo, nada. No sabemos nada en un mundo de convicciones, de obsesos afirmativos y defensores de la verdad, cuando la verdad es solo una mentira sobre la que se ha inventado un bonito cuento, la mentira de la mentira. Ni tu ni yo sabemos nada, ni lo sabremos, por mucho que rebusquemos en el color de nuestros ojos, por mas que horademos nuestras pieles con la duda que despierta el antepasado. Sube conmigo a este tren lleno de mentes que quieren dejar atrás el ansia de saber, de explicar y demostrar,  y solo pretenden fundirse con el todo. Vamos, deja atras esa maleta de argumentos, de teorías, de estadísticas, no la necesitas, no necesitas encontrar el sentido de la vida, porque la vida ya tiene sentido por si misma, no justifiques tu existencia como ser, tu vida...tu vida es hermosa! es un tesoro! el motivo por el que seguir vivo eres tu mismo!





No mueras por tu verdad, toda convicción es una maldita cárcel. 

25.6.12

La niña azul.

La niña azul quiere un caballo de madera para atravesar las murallas de Troya, quiere una estrella y un laberinto con su nombre, y un cassete con canciones de Metallica. La niña azul quiere un tren sin vía y una maleta sin ruedas, un horizonte amarillo y plateado, quiere ser malabarista de los callejones sin salida, domadora de leones sin melena, vivir en un circo de fantasías. La niña azul tiene un paquete de tabaco y una cerilla, una amapola enganchada en la melena , unos zapatos de tacón y unas zapatillas rotas. La niña azul quiere un niño despeinado, quiere un gato viejo y un perro trilero, quiere un poema de amor y una casa en ruinas,  quiere un padre gruñón, una madre muy tierna y un hermano trotamundos. La niña azul quiere flores de colores en su balcón, cantar los sábados por la mañana en pantalones cortos, pintarse los labios con moras robadas,quiere  decir 'anarquía' con cada beso. La niña azul quiere subir al árbol mas alto del bosque y tocar el sol con las manos llenitas de astillas, quiere sentir el vértigo y el calor de la luz en la cara. La niña azul quiere asaltar la bastilla en globo aerostático,  quiere cambiar el mundo, se aburre del convencionalismo, y sueña con pintar los muros del parlamento con una sonrisa de fuego. La niña azul quiere perder la noción del tiempo, llenar sus cajones de relojes rotos, no tener nunca mas  miedo. La niña azul sabe que se hará mayor, y siempre miente, porque lo cierto es que lo único que quiere es que sus arrugas cuenten la historia de la mas hermosa de las revoluciones. 



19.6.12

Acto solidario con los mineros en San Telmo, 18.6.12

''CARGA POLICIAL A 40 PERSONAS (MUCHAS DE ELLAS MENORES) EN SAN TELMO, LAS PALMAS. 

Hoy, 18 de junio, tuvo en Las Palmas un acto de solidaridad con los mineros asturianos en el que un grupo de unos 40 jóvenes cruzamos de lado a lado continuamente un paso de peatones sin semáforos, con algún cartel hecho de cartón y gritando lemas para el apoyo de dichos mineros. Cuando decidimos terminar con el acto, viendo el gran despliegue policial que se ocasionó (unas seis furgonetas de la nacional) volvimos a San Telmo, hasta donde los policías nos siguieron, y pararon a un compañero que caminaba a mi lado, pidiéndole la documentación (recalco que el acto YA HABÍA TERMINADO y caminábamos tranquilamente por el Hoyo). Cuando los otros asistentes al acto se dan cuenta de esto, corren a pedir explicaciones a la policía, cada vez mas numerosa. Entonces aparecen los cascos blancos armados con sus porras y CARGAN SIN NINGÚN MOTIVO contra nosotros, ya que estábamos alrededor de ellos preguntando indignados que por que detenían al compañero. Tiraron al suelo a otro asistente poniéndole una rodilla en la cabeza, golpearon a unos cuantos y todo terminó con dos detenidos y una multa de 1500 euros al primer compañero al que le pidieron la documentación.
Todo esto sucedía mientras muchos de vosotros veíais el puñetero partido de fútbol. No verás las imágenes en la televisión, como tampoco veras las de la resistencia minera. Los protagonistas de este suceso somos jóvenes, seguramente como tu, que nos hemos cansado de ser tratados como ovejas, que sentimos realmente la necesidad de transmitir solidaridad a otras personas en peores situaciones, que ya no tenemos miedo, porque ya no tenemos nada que perder.''



Si quieres democracia, quédate con tu jodida y podrida democracia, pero a mi nadie me ha preguntado si me gusta ser una maldita oveja en su rebaño de buenos ciudadanos que se escandalizan al ver disturbios y al oír hablar de ellos. No, a nosotros nos han mantenido siempre al margen, ''es mejor llamarles antisociales y que no se mezclen mucho con la multitud, no vaya a ser que una manzana podrida eche a perder todo el cesto''. Pero se equivocaron, han creado bestias que ya no tienen miedo, han alimentado a sus propios enemigos. Dentro del gran sector de jóvenes acomodados, con móviles de ultima generación, ropa de marca, seguidores incondicionales de algún equipo de fútbol, están los bárbaros, los salvajes, los que no se van a dejar manejar tan fácilmente. Dentro de esa gran masa de niñas que solo piensan en sus uñas de gel y su pelo recién planchado estamos las mujeres guerrilleras, las que luchamos y no nos importan los moratones. No nos vais a poder detener, seremos semillas del caos, seremos ingobernables. ¿La violencia no es la solución? pues corre, ponte en frente de esos perros del Estado con las manos levantadas, dales una florecilla, a ver si te contestan con lo mismo. Odio tu pacifismo y tu defensa de la democracia, tu ignorancia y tu conformismo. Odiamos al ciudadano modelo y sus derechos de plastilina, su cara de bobo frente al televisor y su poco interés en saber quien maneja su vida, su expresión de asco y desprecio cuando se cruza con nosotros. Odiamos las sirenas de policía y sus malditos cascos, sus porras y su 'solo estamos haciendo nuestro trabajo'. Odiamos, odiamos incluso nuestras propias vidas, y por ello somos peligrosos, porque no tenemos nada que perder, nos han robado hasta el futuro.



Quien avisa no es traidor, la próxima visita será con dinamita. 


12.6.12

Ojalá pudieras entenderlo.

Ojalá pudieras sentir lo que nosotros sentimos, ojalá pudiéramos cogerte la mano, ponerla en nuestro pecho y que sintieras el fuego que notamos emanando de nuestros corazones, ojalá lloraras por las noches al pensar en tu futuro, en el futuro de tus hijos, ojalá pudieras. Ojalá pudieras pensar que puedes cambiar el mundo, ojalá caminaras con la convicción de que todo lo que te rodea es una cárcel, ojalá sintieras morir tu imaginación y tus ganas de vivir, ojalá vieses las fauces del enemigo tan cerca como las vemos nosotros. Ojalá el mañana fuera mas bello gracias a tu lucha, una lucha seguida con minuciosidad por la mirada atenta de las cámaras en tu nuca, con los francotiradores preparados para dispararte, ojalá vivieras una condena consciente de tu vida de esclavo, ojalá sintieras la claustrofobia de tu alma, ojalá intentaras liberarte de las cadenas con todas tus fuerzas y te quebraras los huesos contra el asfalto. Ojalá tus pulmones también se llenaran de humo, ojalá fueras también apaleado como a un perro, ojalá fueras discriminado y llamado terrorista, perroflauta, idealista, mirado con asco y con odio, con miedo y con duda, y matáran tus ilusiones a base de cañonazos de realidad. Ojalá destrozaran la casa que con tus propias manos has construido, el jardín que con tu esfuerzo has hecho florecer, ojalá te llamaran loco y no 'persona normal', ojalá quisieras descalzarte y correr por el césped, amar la vida, mirar al cielo, ojalá no fueras a misa los domingos, ojalá no compraras trozos de animal descuartizado en el supermercado, ojalá no te diera vergüenza amar. Ojalá te naciera de esos ojos tan bonitos que tienes el deseo de ver arder todo, ojalá te pudieran las ganas de escribir en las paredes 'Libertad', y de pintar el mundo de colores.  Ojalá pudieras sentir lo que nosotros sentimos, todo lo bueno y todo lo malo, la impotencia, la rabia, el amor, la esperanza, porque es hermoso, ojalá pudieras entenderlo. 


11.6.12

Os hablaré de mi (¡aunque no queráis!).

Otra tarde en blanco, como todas mis tardes. Se me había olvidado que hoy era lunes y que odio los lunes, no hay razón concreta, ciertamente, los lunes no me han hecho nada, es simplemente...aceptación social. Es una norma general el odiar los lunes, nos educan para odiarlos, Garfield odiaba los lunes, las clases empiezan el lunes, los peores exámenes se marcan el lunes. ..Si hubiésemos sido condicionados para odiar los Martes, odiaríamos los Martes, pero no fue así, por lo que es mejor dejar las cosas como están. Hoy es lunes y me entretengo en escribir sobre mi y mi vida, para que una serie de personas desconocidas lean mis miserias y mis alegrías y piensen ''oh! fíjate tu que chica mas interesante/aburrida/lista/estúpida!'', y escucho doom metal pensando en la mejor manera de matar al presidente del gobierno. 
Cambiando de tema, últimamente noto como mis células se renuevan, y lo siento en mi capacidad de tomar decisiones trascendentales, por ejemplo, el otro día decidí leer mas y dejar de actualizar constantemente el maldito facebook, cosa que he llevado bastante bien, y es algo que me hace sentir mejor persona. Me doy cuenta que el entorno en el que vivo no se ha hecho para mis pies descalzos, y que las medias de seda y las coronas no son para niñas maleducadas, con corazones desbocados, que no entienden la autoridad, que aman el sueño de una madrugada de fuego y un amanecer de ceniza. Siempre me han dicho que soy como un gato, pero no es así, yo soy mas escandalosa.


Ya me he cansado de contar mi vida, ahora cuéntame tu la tuya, o déjame morir un rato entre silencio y silencio. 


Mientras escribía este trozo de mierda, sonaba esta maravilla: 








7.6.12

Los lobos también tienen miedo.

A veces soy presa del miedo, recorre mis venas como una corriente de viento helado, provoca una ventisca en mis pulmones, un huracán en mis entrañas. El miedo es un monstruo que se instala dentro, acurrucado en el calor de tu inseguridad, y te devora poco a poco hasta convertir tu vida en la mirada triste de un perro apaleado, escondiéndose en las esquinas, con las orejas gachas y el hocico ensangrentado. Es el miedo, la sensación mas destructiva que hay, el principio básico de todo lo negativo: el odio, los celos, el rencor, el rechazo. El miedo, el dios de los cobardes, el que cobija a sus seguidores en una cárcel de llanto y temblores. Es el miedo una bestia colosal que llega a nosotros desde el infierno por un puente de oscuridad, por debajo de la cama, desde dentro del armario, cuando somos niños. Llega y horada nuestra piel sin cicatrices  todavía para poder acceder a lo profundo, y lo paraliza todo, hiela el pulso, como cientos de cristales formando un rayo de pánico en nuestra garganta. Incluso los lobos tienen miedo, pero ellos no tiemblan, el pánico para ellos es una alteración diferente, en sus cuerpos genera movimiento, les hace correr hacia lo desconocido para no volver jamás. El lobo pierde su destino, con la única convicción de huir y no saber a donde, de correr para dejar atrás esa horrible sensación que mueve sus patas como resortes. Después, en un chispazo de realidad, el lobo se detiene, y vuelve la calma a su boca. 



La nieve cae copo a copo
durante la huida del lobo.

Las huellas cubiertas de miedo
manchan la tundra 
son veneno. 

sus colmillos los forma la espuma blanca,
el sudor de animal aterrorizado. 

el bosque llora la despedida 
'el rey no abandona', se dicen todos.

pero nadie colocó nunca al lobo,
ni corona de espinas, ni de oro.  

Aúlla de nuevo a la misma luna.
Atardecer nublado en el mismo cielo

Y la tundra perlada vestida de viuda
silva canciones de triste sosiego.

Un lobo con miedo es un hombre-lobo
que intenta encontrar la constelación del tiempo.




5.6.12

Incoherencias sucias.

El viento desgarra la madrugada, y no me apetece escribir nada poético, esos textos nulos cargados de metáforas y juegos de palabras, vacíos y sin sentido, surgidos por un impulso, aburridos. Esta noche no. Hoy seré visceral y cruel, cuchilla, llanto  y pies descalzos en el agua fría. Me apetece dejar de bombear sangre un momento y ser presa de la realidad, como una puta en un callejón helado, con medias de decadencia, sin bragas, sin futuro. Esta noche es negra como mis pulmones, huele a nicotina y a whisky barato, a carmín corrido, a dinero sucio. Ruletas rusas en el Madrid de las bocas blasfemas, y yo en medio del Atlántico con heridas en la espalda de tanto restregarme con cristales rotos. Que contrariedad, una, que vive en lo que muchos llamarían paraíso, desea vivir en un barrio marginal alumbrado por horribles luces naranjas, una, que tiene playas de preciosa arena dorada a escasos 20 minutos de casa, desea pasear de madrugada por la ciudad mas fría y húmeda que exista sobre la faz de la tierra. No he nacido para ser princesa, me di cuenta hace ya mucho tiempo, aunque siempre me han gustado las coronas de espinas.






Mañana todo volverá a ser como antes, volveré a querer volar y repoblar el mundo de flores, mientras tanto, disfrutad de mis momentos decadentes. 

Pesadillas.

He parido un monstruo, le he puesto nombre y lo he acunado contra el pecho. Me ha mirado con sus terribles ojos y ha reventado, hostil, en mis manos, dejándolo todo perdido de vísceras y crueldad. De cada trozo de su despedazado cuerpo ha surgido un liquido negro y espeso, como petroleo, como brea, que se ha extendido por toda la habitación y ha tapado puertas y ventanas. Estoy atrapada, presa de mi propia creación, entre cuatro paredes. Su cabeza sigue entera, salpicada de sangre, y ha abierto los ojos, enfocándome con sus pupilas amarillas. De su repugnante boca ha surgido un infernal chillido que ha durado horas, horas enteras, con sus ojos clavados en los míos, con esa masa viscosa trepando por las paredes. He tenido que taparme los oídos para que mi cabeza no estallara como su maldito cuerpo, pero ese chillido estaba en mi cabeza, y no me dejaba apartar la vista de el. He sentido deseos de levantarme y aplastar su cráneo contra el suelo, deseos anulados por ese sonido agudo y penetrante. Por fin ha cesado, y ahora intenta alcanzarme con su lengua bífida, enseñando los colmillos, al borde de la muerte.



31.5.12

A mi fauno.

Hay un horizonte que quiero recorrer contigo. ¿Sabes? no se muy bien como explicarlo. Es algo así como escapar, ver el mundo a nuestros pies desde la cordillera mas alta, casi sin aire, encontrar el tesoro que nadie encontró jamás, ser libres, estar vivos. Caminar a tu lado en silencio sería lo mejor que podría ocurrirme, enterrar las manos en la tierra y sentir, simplemente sentir la existencia del mundo, de mi mundo, de nuestro mundo. Dar las gracias a los árboles por darnos fruta fresca y sombra, robar, ser piratas en un mundo donde los espíritus libres son ahorcados, porque sabemos que, realmente  nada ha cambiado, siguen habiendo buenos y malos, valientes y cobardes, y por mucho que digan, siempre ganarán los buenos, es en lo único que tengo fe, déjame seguir soñando. Vayámonos a donde nadie nos encuentre, que quiero despertar helada de frío, bañarme desnuda en un río de plata, comer lo que encuentre, ser cazadora, ser presa, ser el bosque, ser una ninfa amando a un fauno, ser mito en un mundo demasiado real para nuestros corazones desbocados. Hay una frontera que quiero romper contigo, una costa que nos atrapa, un mar que nos delimita, un océano de miedo y fiero oleaje. Por barco tenemos el deseo de un mundo mejor, por bandera, la esperanza de ser mejores personas mañana. Leviatán será nuestro guía y Poseidón nuestro capitán, que nada ni nadie nos pare.



Hay algo que crece entre mi pecho y mi garganta, que me ahoga y quiere que lo grite. Hace hervir mis venas y me hace levantar la vista cuando estoy desesperada. Es ese deseo de querer huir de un mundo hostil lo que me hace seguir siendo fuerte, el saber que todos los días son el último, el impulso de saltar al agua, el vértigo al borde de un acantilado, el notar el pulso acelerado tras correr ladera abajo, el sentir que puedo coger el universo entero con las manos, el saber que tu estas ahí, venciendo al tiempo. Hay algo que no me deja respirar, que el eco desea repetir, que el cielo desea cobijar, que un 'te amo' no abarca del todo, que el sol no tiene luz suficiente para alumbrar, que no tiene adjetivo que lo describa, ni verbo que le haga ser acción, algo que lleva tu nombre, que habita en mi, en ti, en todo. Es tu sonrisa y tus ojos, el viento enredado en tu melena y el brillo del atardecer en tus pupilas. 
Es mas que vida, mas que amor, mas que esperanza, huye conmigo si quieres, inventemos la palabra que describa esto, y vivamos. 





24.5.12

Cuanto tiempo, Nadie.

  Si es que...a veces me acuerdo de ti, y me cago en tus muertos. Porque fuiste poeta sin versos, pintor sin lienzo. Supiste estar en el momento justo, en el lugar adecuado, pero cuando menos me lo esperaba, y aquí quedan los recuerdos de todas esas tardes que me arrimaba al balcón buscando un pájaro azul, cuando del cielo brotaban estrellas ,cuando el mundo estaba entre mi ventana y mis retinas. Y en aquel entonces hasta tu nombre me daba miedo. Pero llegó agosto,  las flores se secaron y el invierno extendió sus alas en el horizonte, tu nombre perdió la fuerza. Abandoné a Nadie y no miré nunca mas con alegría si me había escrito,  ya no leería sus cartas nunca mas. 

  Hoy he abierto de nuevo el buzón, rompiendo otra promesa. He visto facturas. Deudas, siempre las malditas deudas. Pero ahí estaba, tu última carta, cuando comprendiste que no escribiría mas. La he abierto, venciendo a mi orgullo, nueva vida, nuevas historias. Soy débil, a día de hoy, me sorprendo buscando mi nombre entre tus lineas. Que manía.

21.5.12

no todos los vivos están vivos.

Dolor es darte cuenta que el sol te ha cegado siempre, y que por ello te has perdido el vuelo del pájaro, la sonrisa del niño, la caída de la lluvia, por necio, por cobarde, por querer buscar algo mejor en el horizonte, calcinando tus retinas por mirar al astro rey, por querer ser mas, sin haber aprendido primero a ser menos. Salvaje ambición que nos hace ser cadáveres ingrávidos, levitando intemporales entre sueños y veneno. 

Esto no es una carta de suicido, es una oda a la vida.


El hombre que busca su muerte
encuentra su muerte
y desea su muerte,
sube montañas de vida
buscando a la muerte
encontrando a la muerte
rasga sus mortales rodillas
buscando a la muerte
encontrando a la muerte
y llora en la cima acabado ya el día
buscando a la muerte
encontrando a la muerte,
Escucha a la parca susurrar su destino
buscando a la muerte
encontrando a la muerte
y lucha por ser otro humano vencido
buscando a la muerte
encontrando a la muerte.
Se sabe acabado, triste, podrido
buscando a la muerte
encontrando a la muerte
consumido por eso que llaman nihilismo
buscando a la muerte
encontrando a la muerte,
y mira absorto el gran precipicio
buscando a la muerte
encontrando a la muerte
pensando que todo acaba en suicidio
buscando a la muerte
encontrando a la muerte.
deja caer su cuerpo cansado
buscando a la muerte
encontrando a la muerte.
Besa el suelo profundo y cercano
buscaba a la muerte
y encontró a la muerte.



27.4.12

Dulce nihilismo.

Te beso con la misma dulzura con la que me enciendo otro cigarro, me doy a los vicios, costumbres dionisíacas marcan mi vida, olvidé la razón desde que oí la historia de un hombre lejano que tuvo el valor suficiente para matar a dios y desplegar las alas. Vivir,¿que hostias es vivir en este mundo donde todos lo hacen de la misma manera? Déjame ser león que destroza todo a su paso, perdida aquí, en ningún lugar, contigo. Déjame dormir y tener pesadillas, mañana despertaremos siendo niños de nuevo, salvajes, bárbaros, hojas en blanco esperando ser manchadas de pintura, barro y sal. Duérmete entonces, que las palabras te sepan a cielo y no te desvelen los cantos ásperos de los fantasmas eléctricos, deja que arda todo a lo que llaman verdad, que cuando amanezca resurgiremos desnudos de las cenizas del viejo mundo. Te cuento todo esto con la misma dulzura con la que cierro los ojos cada noche esperando a que llegue el día de correr descalza por la hierva  que querría que habitase donde el asfalto clava sus garras, te recuerdo siempre con la misma dulzura con la que acaricio las palabras, con la que formo párrafos y elaboro metáforas que ni yo misma entiendo. Duerme, es tarde y el sol  no quiere que le veamos desperezarse, que la luna es orgullosa y no le gusta que nadie presencie, decepcionado, su derrota. 









7.4.12

Llévame a casa.

Cógeme de la mano, fuerte, con firmeza, no mires al suelo, ancla la mirada en horizonte y haz que me pierda contigo en él. Tengo calor, ya conozco este lugar, llevo toda mi vida encerrada aquí, con la misma luz, los mismos muebles, los mismos muros. Déjame respirar un instante de estas cuatro paredes sordas,  déjame acurrucarme en esa bóveda azul que cuentan que hay más allá de mi techo y pasar frío y tener hambre. Quiero sumergirme en la noche, en el mundo, como en el mar que me rodea, contar estrellas a la deriva, quemar mapas y desdibujar constelaciones, solo por mantenerme lejos de este infesto nido de quietud y seguridad, solo para sentirme viva, cortarme la piel con las hojas de un poemario de Quevedo y sentir vértigo al saltar del nido, abrir las alas, volar. Emancipame de los ruidos conocidos, enséñame otros nuevos, que esta mañana me sabe a a fruta robada y a caminos de tierra, invítame a un amanecer, que las horas no traigan consigo el sueño, que las 3 de la madrugada es la hora maldita en la que todos los gatos son pardos y sus ojos brillan como las dos lunas de Marte. Olvidemos a la gente que pasa y nos mira, no somos de aquí, no lo queremos ser, solo estamos de paso, haciendo turismo en las aceras, bañándonos en el río helado y secándonos al sol como la ropa tendida. Regalemos nuestra suerte, que sea de todos, que el futuro se desnude arrodillado ante nuestros pies, reyes de algo que todavía no existe, construye tu reino conmigo, libera a los siervos de la corte, que todos bailen y beban vino, que esta noche hay eclipse de luna y las brujas me han dicho que traerán absenta. 



6.4.12

Pedazito de incoherencias tristes.

Un cigarro y un trago de rabia para desayunar, promesas rotas. Dije un día que jamas dejaría de sonreír, pero en estos tiempos el mundo ha podido conmigo, un mundo donde un 'jamás' sale demasiado caro. El cielo no nos espera, juventud eterna, juventud perdida. ¿Oyes a los cuervos morir? Se acerca el fuego, huye. El asfalto no florece aunque lo reguemos con sangre. Entre la luna y el sol no hay mas que ceniza y miedo, promesas rotas. Decepción a las doce en punto, sigo sintiendo el mismo que ayer, las mismas ganas de romper con todo, mi corazón no entiende la autoridad...mi corazón ya no entiende nada. 



2.4.12

El fuego que odio.

El fuego que odio hoy lo devora todo, arranca el verde del suelo y mancha el cielo de humo triste. Las nubes se asustan y no quieren llover, el viento corre y alimenta las llamas. El fuego arrasa el bosque. Mueren plantas y animales, abrasados, con el miedo en los ojos, en la carne, en las ramas, en las flores. El fuego que odio está lejos, pero puedo oír a Gaya marchitándose, a los búhos huyendo de su reino,desde aquí, desde el desierto, oigo a los arboles chillar y a la tierra quedarse estéril, y hasta los pájaros que vuelan al lado de mi ventana lloran.La vida hoy es un río de llamas, un incendio en los corazones. Codicia humana, asquerosa,  que corrompe hasta lo mas puro y nos deja desnudos, frente a los edificios, indefensos, heridos, furiosos y doloridos. ¿Quien devolverá a cada ciervo su identidad, a cada insecto su guarida, a cada lobo su mirada? Ya no creo en nadie, solo en aquello a lo que no otorgan raciocinio, que aunque es capaz de matar, nunca hará tanto daño como ese ser maldito que ha provocado esto. Mandaré abrazos de lluvia a los bosques del norte, para intentar extinguir su dolor. 







31.3.12

Se me ha olvidado el camino.

Se me ha olvidado el camino hacia la felicidad, ese estado alterado de conciencia maldita, ahora solo soy un tumulto de huesos, lagrimas, gris y negro, podrido y pegajoso, flotando en algún lugar desconocido, del que existía un mapa hace muchos años, pero alguien lo quemó. Me he perdido, pero no pido ayuda, solo quiero oxigeno para mis agujereados pulmones, agua para mi cadáver, flores para mi jardín. Podría describir el suelo inmundo de mi habitación, el espacio sideral que me rodea, pero ya no lo veo, ahora estoy mas allá de lo que conozco, de lo que conoces, ahora soy humo, espíritu, idea, levitando sin saberlo, ahogada en alcohol, triste y borracha. ¿Como describir un espejo, un espejo enorme y vacío, del que no queda mas que pedazos afilados en el suelo? Da igual, puedo revolverme entre cuchillas y no sentiré mas que punzadas de vergüenza. Átame a la cama y déjame morir, que esta noche quiero ver las estrellas. 


Al hombre del norte.

Me apetecía echarte de menos, tenerte lejos, lejisimos, tanto que ya no te sintiera. Quería tener en el corazón un boquete colosal, solo para atenuar un poco ese peso que tengo clavado en el pecho. Quería que mis brazos olvidaran tu calor, que tu vida cambiara al margen de la mía, que el cielo se apagara durante seis meses al año, y que hiciera frío, tanto tanto frío que se me escarcharan las retinas para no ver mas. Me apetecía echarte de menos, joder, pero solo soy una niña enrabietada y estúpida, que te quiere mas de lo que puede querer a nadie en este mundo.Si no vuelves, iré a buscarte hasta el maldito infierno si tengo que hacerlo. Esto no son lagrimas, es el hielo de mis ojos derritiéndose. 
No es que ahora quiera tenerte cerca, es que lo necesito. 


28.3.12

el que ama a los muertos.

Los busca y los encuentra, husmea entre los terrones secos de tierra y extrae de ellos cadáveres de tiempo, retales de historias descompuestas. Los observa y les escucha, parece que incluso habla con ellos, los plasma en papel y lápiz, en lienzos y oleo, en fotografías, los ama y busca revivir sus colores, obsesionado, pero necesita aire y se desespera, rompe a llorar y en una bocanada de rabia lanza todo al suelo, las pinturas se derraman, los papeles se arrugan, los huesos se rompen. Todo tiembla, cuanto trabajo dedicado a algo que ahora yace, muerto de nuevo, en el suelo de su taller. Quiere amarlos, quiere acariciarlos y sentirlos cerca, llegar a donde están, su locura le ha llevado por el camino del exterminio. Lame el frío hueso, lo besa con ternura, dulces calaveras, se retuerce en el suelo. Ha llegado la hora, movimiento inerte de la muerte, calor humano hacia algo inexistente, a partir de aquí todo se torna difuso y terrible.
La ventana se ha quedado abierta, el viento remueve los papeles del escritorio. Dos cuerpos reposan sobre el suelo, uno sangre, el otro marfil. 




23.3.12

El funeral del invierno.

El viento me muerde, la luna hoy viste de luto, los adoquines no me hablan. Cantan las nubes sinfonías de lluvia y el cadáver de mi guitarra yace en el suelo empapado, con las cuerdas rotas, olvidando los acordes que le enseñé. A veces me da por dejar de soñar, y hago la maleta resignada, sosteniendo las lagrimas en las pestañas con fuerza, ciega de orgullo. Hoy no voy a llorar, te vas y me dejas ardiendo, el color ya no va a ser el mismo, la luz se apaga. He encontrado el sauce que hace tiempo te planté en el pecho podrido en el armario, su tronco ennegrecido me ha contado que ahora no es tiempo para las ilusiones, que cuando el invierno se ha ido, con el se ha marchado la esperanza. Me posee el demonio del nihilismo, ahora quiero correr, ser un lobo y dejar huellas en la nieve, ser perseguida por el cazador,morder, sobrevivir, manchar mi piel con sangre. Pánico es salir corriendo y no volver jamás. 



8.3.12

Pan ha muerto.

Anunciad allá donde vayáis que el gran dios Pan ha muerto, que su flauta ahora está enterrada y que sus notas ya no decoran los claros del bosque. Anunciad que la tierra se va a estremecer de dolor y que las cosechas morirán de melancolía. Las lanas de las ovejas ennegrecen y la noche no quiere marcharse, el dios Pan ha muerto. Oíd los rumores provenientes de la otra orilla del mundo, el atlas se desploma, fuego de fuegos, el dios Pan ha muerto. El hombre hace la guerra, la sangre se derrama, los oráculos enmudecen pues los dioses ya no tienen mas que decir . Ya no susurrará la primavera, ni el río traerá peces escarlata, el aire se volverá arena y la vida un laberinto, porque hoy, aquí, el dios Pan ha muerto, las ninfas ahora son viudas, las cañas no silban, el olivo amarga sus aceitunas, el laurel se pudre. Pan ha muerto, y en su funeral se oirá el silencio que él nunca dejó pronunciar. 



4.3.12

Aullando las aceras.

Todo me envenena. El aire está sucio y las paredes me miran y me gritan que me aleje, la ciudad está podrida. El mundo gira y las caras se vuelven mas grises, el mar se revuelve, vomitando petroleo, los niños ya no me sonríen al pasar, el tabaco ha inundado mis pulmones, soy una desgarbada perra callejera que mira triste a la gente por la calle, ''¿Qué estáis haciendo?'', intento preguntarles, pero solo me oyen aullar. Aúllo tan alto que rompo la luna en cientos de trocitos todas las noches, llenando mi copa desesperada de melancolía. Siempre bebo melancolía con dos cubitos de hielo, y aúllo, aúllo, aúllo, el frío no me detiene, aúllo....¿que me queda por perder? un cielo con estrellas y un beso rechazado, un corazón derrotado, un poema de amor . Cuentan que un día tuve dueño, que me ponía un bozal para sacarme a pasear, pero le mordí, me escape corriendo al bosque y no volví jamas. Ahora soy de las aceras, del humo de los coches y de la decadencia, soy de todos y no soy de nadie, hoy vivo en ti, pero puede ser que un día vuelva al bosque, escape, y me tengas que olvidar. 









28.2.12

No dejes morir mi historia.

Niño insensato, si quieres correr, corre lejos y no te detengas. no descanses hasta que se haga de noche, intenta atrapar el horizonte, debes aprender. Niño, corre lejos y alcanza tus sueños, el tiempo no te espera, el cielo se quiebra. Niño, si algún día llegas a ser feliz, recuerdame, recuerdanos, recuérdate, no olvides nunca quien fuimos y quienes seremos, de donde venimos y a donde vamos,  niño, no me olvides, no dejes morir mi historia. Niño, el futuro ya está aquí, pero no dejes que se apaguen tus ilusiones, haz que brillen como estrellas, situalas alto y construye una escalera para alcanzarlas. Niño, siempre estaré contigo, me sentirás acariciando tu llanto y arropando tus sonrisas, aunque no me veas. Niño, te prometo que nos volveremos a ver dentro de mucho en algún lugar incierto, pero de mientras ocúpate de soñar, que es tu deber por estar vivo. 





26.2.12

El gato.



Estaba segura de que el gato me miraba, esperando una respuesta, pero yo no le veía y tampoco había entendido la pregunta. Un leve maullido desde alguna parte había producido eco en mi mente. El gato seguía ahí, y yo no tenía palabras para el. Quizá me ofrecía galletas, o me preguntaba la hora, pero como el tiempo es relativo y su vida gatuna es diferente a la mía, mas corta, mas rápida y mas silenciosa, me ahorré el mirar el reloj, porque si te soy sincera me importaba un comino la hora que fuera, aunque me estuvieran esperando en casa. El gato, ¿de que color serían sus ojos? ¿Plateados, quizá, como dos lunas gemelas?. El gato. ¿Habría leído a Platón? ¿Sabría algo de la filosofía de Sócrates?. El gato. No creo siquiera que se planteara su propia existencia, pero si la mía, de donde he venido, que hago aquí, y a donde voy. Quizá le interesase saber que mis pasos me habían guiado con impulsos para romper con la rutina, porque esta noche debía conocer a un gato escondido, debía oír su maullido y su cascabel, y sentir el frio horadando mi piel.


Quien fuera gato, para preguntarle a los extraños sin temor quienes son, de donde vienen y adonde van, ofrecerles galletas y observarlos a escondidas, vivir libre y dormir bajo las estrellas. 

23.2.12

A.

Me habéis condenado al rechazo, haciéndome sentir presa del deseo de no serlo, me habéis engañado, a mi y a todos, habéis querido que os sigamos el juego, habéis mentido, llenando vuestras bocas, nuestras cabezas, de falacias y de miedo. Pero hemos despertado, de un letargo sumido en pesadillas a una realidad aun peor, donde no es posible alzar la voz sin recibir los golpes de la intolerancia. Nos habéis llamado asesinos, violentos, idealistas, nos habéis tomado por idiotas, nos habéis encerrado en jaulas de incomprensión. Habéis herido nuestros corazones de niños grandes diciéndonos que teníamos que crecer, que casarnos y tener hijos, hipoteca, trabajo, caminar por el redil sin salirnos de la raya al pintar, y ahora jugamos con fuego, con el fuego que emana nuestra rabia, con el mar de esperanza que hemos puesto en nuestras manos. Intentamos construir, a pesar de lo que digáis, nuestro mundo, mejor, mas bonito, mas verde, mas vivo, donde todos somos uno, donde uno somos todos, os hemos abierto las puertas de nuestro universo y vosotros habéis escupido en nuestro jardín, echando a perder el respeto que os teníamos, toda posibilidad de mejorar como personas. ¿Que queréis ahora? habeis vendido nuestra imagen en televisión sin preguntarnos si queríamos formar parte de vuestra programación absurda. Habéis alegado que buscamos la guerra, sin saber que lo que realmente anhelamos es la paz, destruyendo las cadenas que arrastran las vidas. Habéis criado, enumerado y asesinado a nuestros hermanos para vuestro beneficio. Habéis matado los sueños de muchos, y avivado la rabia de otros. Habéis hecho esto y mucho mas, pero aun así, la liberación debe ser global, tanto humana como  animal, y no, no seremos como vosotros, cuando vengáis con la cabeza gacha dándonos la razón no os pegaremos un tiro en la nuca, no os meteremos en un gulag o en un campo de exterminio, admitiremos las disculpas y os invitaremos de nuevo a mancharos las manos de pintura, a mirar de nuevo alrededor y ver que todo es nuevo, que todo está por hacer, que todo es mas bonito, mas verde, mas vivo, porque en un mundo nuevo no hacen falta cárceles, si no escuelas que os enseñen a ser libres de nuevo. 

17.2.12

Noches de invierno que añoran la primavera.


Faltas tú y un cigarro para que la noche sea perfecta. Ha llovido y la hierba está suave, el mar se ha quedado lejos y el cielo está mas cerca que nunca. Faltas tú y un cigarro para que mi vida esté completa hoy, para que este invierno no sea tan frío y la primavera venga rápido y me abrace. Este año quiero ver las flores, correr por el prado, allá en el norte, lejos, y sentir que soy un poco mas libre, solo por un instante, levitando en mi universo infinito e incoherente, viendo el sol naranja a través de mis gafas de John Lennon, con el tiempo alrededor intentando comerme y el humo elevándose hasta el cielo. Faltas tú y un cigarro para que se vaya la tristeza, el miedo y los prejuicios, para que no me folle la soledad otra vez más y mis manos dejen de sangrar, aunque pensándolo mejor, para eso solo me haces falta tu.





15.2.12

Dalí pintó las nubes.

Su obra maestra, su mas importante pincelada, su lienzo infinito. Dalí pintó las nubes, el oleo todavía no se ha secado y la lluvia y el viento hacen que el cuadro cambie de un día para otro, pero que nunca termine de borrarse del todo. Dalí pintó las nubes y lo hizo tarareando alguna canción de esas que llegan y ya no se marchan, con el pincel agarrado con fuerza y la mente en alguna galaxia lejana. Nos dejó el mejor de los regalos, un cuadro surrealista imposible de comprar, de exponer en una aburrida galería de arte, que ni todo el dinero del mundo podría comprar, porque es para el mundo entero. Un cuadro que cambia, se mueve, aunque en realidad permanezca estático, que se funde y vuelve a aparecer, que es único para cada momento y para cada persona que lo observe. Dalí pinto las nubes para ti, para mi, para todos los que las quieran, para que veamos en ellas lo que queramos ver, para desatar nuestra imaginación y no ceñir nuestra visión a una determinada silueta. Con oleo, sobre un lienzo infinito, Dalí pintó las nubes, y su firma son los pájaros alzando el vuelo. 

Norias.

A lo lejos se veía una noria, brillante, colosal y desnuda. El frío hierro a trasluz, la silueta agitada de las palmeras. Parecía una rueda que en cualquier momento echaría a rodar, pero nunca se movió de allí. Observaba nuestro cielo otra vez mas, las retinas empañadas de atardecer y el viento helado congelando mis sentidos. Tu al otro lado del mar esperando una nube que te dijera 'te quiero', yo sentada en la playa,  las olas me habían devuelto el mensaje que envié en la ultima litrona que nos bebimos juntos, cuando no importaba el tiempo y la telepatía, los giros copernicanos y el amor a veinteava vista. Mentían aquellas canciones cuando hablaban de lagrimas y despedidas absurdas en el aeropuerto, de magnetismo transdimensional, nos mentían, pero sonaban tan bien, nos hacían tan felices...el tiempo no nos dio tregua, el camino se estrechó y se convirtió en barro. La noria seguía en su sitio, y en cierto modo me recordaba a ti, a tu forma de hacer que todo fuera de color gris, hasta que me cansé y le pedí a mi imaginación que me sacara de aquel lugar. La noria se iluminó con cien colores, se separó de las torres que la anclaban al suelo y rodó por el horizonte, trazando la linea que nos separaría para siempre, las palmeras despegaron como cohetes espaciales, dejando una estela blanca que se confundía con las nubes, el horizonte quedó  limpio para mi, un horizonte que volver a moldear con mis manos y mis sueños. Bebí el ultimo trago de aquella cerveza en tu nombre, y esa sería la ultima vez que te recordaría. Até los cordones de mis zapatillas rojas y eché a correr ladera abajo, no me importaba el respirar, dejaba atrás a la noria que rodaba de un lado a otro y a las palmeras espaciales y al color naranja del cielo, lo dejé todo atrás porque comprendí que mi mundo se mueve al ritmo de mis pasos al correr, y que en ese momento necesitaba que se moviese mucho, mucho, mucho...













12.2.12

...

En el centro del pecho tengo una cuerda anudada. Me arrastra irremediablemente hacia un barranco profundo y negro, le llaman tiempo y algunos le temen, pero puedo cortar esa cuerda y quedarme flotando entre nubes y acuarelas, en alguna galaxia donde el reloj no se me clave en la espalda.   Tiempo, horrible enemigo de los que resistimos a tu monotonía, aunque a veces, cuando te olvido, te amo. Cuando te aprovecho para pasear en febrero mirando al cielo, te amo, cuando me aburro y dibujo en las paredes de mi mundo, te amo. El futuro me nubla la vista y empaña los cristales de mis gafas, la primavera está a la vuelta de la esquina,  pero tengo tanto frío que he olvidado añorarla. El tiempo, ese estado mental que te hace vivir corriendo. El tiempo, tan relativo, subjetivo y breve, que habita en el compás de tus piernas al andar.












4.2.12

Chaos.


Nos dicen que debemos mirar hacia delante, nos inyectan veneno en el cerebro y cortan nuestras venas de imaginación. Nos obligan a crecer en un mundo absurdo lleno de adultxs grises y viejxs malhumoradxs, a tener proyectos de futuro, un futuro que nos han robado. Nos quieren matar, desmembrar nuestra inocencia, enterrar a lxs niñxs que llevamos dentro, y por eso nos lxs escondemos en el corazón, aunque éste se quede pequeño y acaben muriendo de frío. Quieren detener al caos, sin saber que el caos reside en todas partes, en el viento y en el cielo, en la luz y en la sombra, en el fuego, todo es caos. Quieren que maduremos para que nos olvidemos de lo que han hecho, para que actuemos correctamente sumergidxs en sus estúpidas normas y su repugnante moral, en su mundo de idiotas con problemas matrimoniales y con hipotecas que pagar, con su absurda INfelicidad, en su sociedad incoherente. Debemos actuar civilizadamente en un mundo violento y sangrante, en un mundo de mierda. 

Yo me niego a crecer, a creer y a vivir en un mundo de aparente paz y bienestar, yo me niego y lo hago con rabia, y no voy a ocultar nunca mas que amo el fuego y la libertad, y no me canso de mirar con desprecio a todxs aquellxs que niegan la vida, y el amor, y las ganas de despertar en un lugar mejor. Me niego a crecer, a creer y a vivir así, me niego y lo hago con letras, con tinta y con sangre, con un impulso irrefrenable que me nace de lo mas profundo del corazón, donde habitan mi ilusión y mi inocencia, que se revuelven y se mueren de ganas de salir a correr, a ver el cielo azul tras la lluvia. Me niego a desterrar al caos que vive en mí. No seré nunca como quieren que sea. 




2.2.12

He sido capaz de levantar el vuelo sin separarme de tierra firme, he tocado las estrellas con la yema de los dedos y me he destrozado mis alas por pasar demasiado tiempo cerca del sol. He visto el universo entero, miles de millones de motas de polvo suspendidas en el vacío, viajando a velocidades vertiginosas. Me he sentado en la luna y me he comido un helado en Marte, he escrito nuestros nombres con tiza en Plutón y me he saltado en rojo los semáforos de lo inalcanzable. 




Estaba volando, y aterricé para que me abrazaras. 

31.1.12

Los días terminan con un color despedida.

Cuando me marché deje el valor en una taza de , dejé mi ropa y mis miedos, mi locura y mis sueños. Cuando me marché os regalé mis nubes y mis soles, mis recuerdos, mis zapatillas rotas con los cordones amarillos. Cuando me marché sentía el corazón morir a medida que me alejaba de la costa.
Cuando llegué me senté a esperar al tiempo bajo un árbol de viento, con una copa de vino caliente en la mano y una lagrima cristalizada en la mejilla. El amanecer me resultó indiferente, incoloro, cuando llegué estaba ciega, sorda, muda, viviendo en el horizonte. Cuando me enterré en la playa junto a las tortugas no noté el frío, las olas, la sal, no noté la arena quebrando mi piel y no escuché a las caracolas susurrando. Cuando llegué la tierra era gris, como las cenizas de los que murieron esperando, y ahora lo sigue siendo, pero con pequeños brotes que anudan mis tobillos, cuando llegué no te conocía
Cuando llegué no quería llegar, ahora me tengo que ir, y no se si me quiero marchar.